Mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Vivienda para personas con discapacidad intelectual

Llegada la edad adulta, las personas con discapacidad intelectual tienen el mismo deseo y necesidad de emanciparse que cualquier otra persona. No obstante, la realidad es que este deseo no suele realizarse según la voluntad personal, sino bajo circunstancias negativas como el envejecimiento de los familiares que imposibilitan el cuidado y la convivencia conjunta.

Desde Fundación Reto apostamos por que las personas con discapacidad puedan independizarse cuando aún son jóvenes y puedan compartir su hogar con 3, 4 o 5 amigos de su propia elección y un acompañante cualificado. En definitiva como haríamos cualquiera de nosotros. Para ello la persona cuenta con un grupo de apoyo propio que incluye a la persona con discapacidad, a sus familiares más cercanos, a uno o varios referentes de su puesto de trabajo y a los miembros del equipo de Fundación Reto que sean un referente para el residente. Este grupo diseña y planifica  conjuntamente el futuro hogar de acuerdo a los deseos y las expectativas de los residentes.

Una vez diseñada la vivienda el grupo de apoyo acuerda unos objetivos a trabajar y unas ilusiones por las que luchar para cada habitante. Con ello fomentamos en ellos una mayor autonomía que facilita la convivencia, la autoestima y el desarrollo personal.

Según las necesidades individuales de los residentes, los profesionales de apoyo convivirán permanentemente con los residentes o simplemente proporcionarán un apoyo puntual durante ciertas horas del día.

Para las personas que quieren emanciparse por primera vez, ofrecemos la oportunidad de poder experimentar durante un tiempo pactado la experiencia de vivir fuera de casa. Esta experiencia, que va acompañada de un trabajo terapéutico tanto con el/la habitante como con su familia, se realiza en una de las viviendas gestionadas por la Fundación.

Este proyecto cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona.