Mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Blog

Encuentra aquí toda la actualidad de la Fundación y noticias relacionadas con la discapacidad intelectual.

¿Eres hermano de una persona con discapacidad intelectual?

Categories: Sin categoría

Las investigaciones que se hacen sobre los hermanos de personas con discapacidad intelectual suele ser algo incompleta porque normalmente se centra en la etapa infantil y estudian a grupos pequeños.

Contrariamente a lo que muchos piensan, el tener un hermano con discapacidad no es algo malo para los niños. Así lo demuestran los resultados de los estudios que no detectan implicaciones negativas en el hecho de tener un hermano con necesidades educativas especiales.

Aunque el hecho de tener un hermano con discapacidad intelectual influye en las vivencias de cualquier persona, la discapacidad no es la culpable de todo. Hay muchos factores que intervienen, el carácter de cada uno, el apoyo del entorno, naturalmente el hecho de tener un hermano con discapacidad influye en la vivencia de cualquier niño, pero también van a influir su carácter, el apoyo que reciba de sus padres, su entorno, la dinámica familiar, la edad, la diferencia de edades entre los hermanos, etc.

hermanos

Las personas pasamos por tres etapas importantes, infancia, adolescencia y madurez. Así, si son los hermanos de personas con discapacidad intelectual los que hablan nos encontramos con que:

En la infancia se producen sentimientos de desconcierto, al no saber lo que implica la discapacidad y constatar que los padres tienen menos tiempo para dedicarte que a tu hermano, los consecuentes celos, pero también malestar al no poder compartir tiempo y actividades con el hermano, vergüenza por la reacción de otros niños y hasta enfado y rabia con el hermano por vivir algunas situaciones. Por contra se produce también un sentimiento de protección frente a las agresiones que puede sufrir un hermano con discapacidad.

En la adolescencia los hermanos pueden sentirse diferentes al resto de los amigos porque han de asumir un grado de responsabilidades mayor que ellos. En ocasiones sienten soledad al no poder compartir con su hermano algunas vivencias ni con los amigos lo que supone tener un hermano con discapacidad ‘porque no lo entenderían’. Persisten sentimientos de vergüenza y de protección y aparece la culpa por poder disfrutar de algunas cosas que su hermano se pierde.

Cuando se llega a edad adulta aparecen nuevas preocupaciones como el miedo al rechazo por parte de la pareja, preocupación por la propia descendencia, angustia ante el futuro del hermano… Pero también el hermano se convierte en un defensor de sus derechos frente a padres de edad avanzada y sociedad, se tiene un reconocimiento de los valores que se han adquirido por tener un hermano con discapacidad intelectual y un deseo de independencia con implicación familiar. Además se producen sentimientos positivos como comprensión, orgullo de los logros del hermano y madurez.

Para trabajar objetivos y evitar algunos sentimientos negativos es bueno llevar a cabo talleres o sesiones de hermanos. Si estás interesado en participar en uno de ellos ponte en contacto con nosotros en el 93 713 23 17 o en info@retofundacion.org y te informaremos.

Author: Fundación Reto