Mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Cómo lo hacemos

Todas nuestras actividades se basan en la metodología de la Planificación Centrada en la Persona (PCP). El objetivo primordial de la PCP es conseguir que las personas con discapacidad intelectual puedan diseñar su propio estilo de vida y definir sus metas particulares a través del uso creación o adaptación de todos aquellos apoyos que les sean necesarios.

La PCP es una metodología que surgió en los Estados Unidos hacia 1979 con técnicas de trabajo que tenían un enfoque diferente al que existía hasta ese momento. Se movían por la pasión de mostrar que la normalización podía ser aplicada para mejorar la calidad de los servicios dirigidos a gente con discapacidad intelectual y de desarrollo.

Estos primeros esfuerzos para mejorar la calidad de vida de estas personas supusieron el inicio de la metodología PCP.

La PCP parte del convencimiento de que todos los seres humanos, con o sin discapacidad, tienen las mismas necesidades. Como personas, todos queremos vivir experiencias que, a lo largo de nuestras vidas, nos provean de autonomía e independencia; de individualidad, afecto y aceptación a través de la presencia y participación en el ámbito familiar y comunitario; de estabilidad y continuidad; de maduración y aprendizaje; de un lugar en la comunidad; de seguridad y respeto de las finanzas personales y protección de nuestros derechos humanos y legales.

Una persona con discapacidad no tiene necesidades diferentes a nivel cualitativo.

Además, la PCP considera que la discapacidad es relevante solo en tanto que es algo que dificulta la satisfacción de estas necesidades. Es por esto que las personas con discapacidad necesitan apoyos para poder cubrir estas necesidades y por tanto, gozar de una mejor calidad de vida. Estas ayudas pueden ser de diferentes tipos, ser provistas por gente distinta y en diferentes lugares. Por tanto, la meta de los servicios sociales debería ser aunar fuerzas con los grupos de apoyo naturales (familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc.) para crear las condiciones y el soporte necesario para que la gente con discapacidad pueda vivir de la mejor manera posible en su comunidad. Estos servicios deben ser diseñados y puestos en práctica teniendo en cuenta la capacidad de maduración del individuo y con el convencimiento de que puede ejercer un rol importante en la comunidad.

Beneficios de la PCP

La PCP ha demostrado ser eficiente y eficaz para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, especialmente en las áreas de implicación en la comunidad, contacto con amigos y familia y capacidad de elección.

Hay diversos estudios que avalan el impacto positivo que esta metodología está produciendo y concluyen que las personas con discapacidad intelectual que trabajan con la metodología PCP mejoran sus relaciones con familiares y amigos, incrementan las horas dedicadas a actividades programadas (ocio, trabajo, etc.), participan en más actividades llevadas a cabo en la comunidad y tienen más oportunidades de elegir.

La PCP supone un gran paso en el camino de la progresiva individualización de los servicios sociales.